Frijoles borrachos con cerveza

Los más ricos frijoles

Los más ricos frijoles

Juan, un hombre corpulento, se encontraba pensativo sentado en la cima de la montaña, bajo la sombra del frondoso árbol, recordando su humilde pero feliz infancia, acariciaba con amor la tierra que lo vio crecer.

Ese día, se cumplía un año más sin su madre. Al recordar los pasajes de su vida al lado de ella, no podía contener el llanto, las lágrimas caían por sus mejillas perdiéndose en su bien recortada barba gris.
Agradeciendo al cielo contemplo el verde valle hasta llegar a los extensos sembradíos de frijol, todo lo que sus ojos alcanzaban a ver le pertenecía.

Se escuchaba el agua correr por el río a la orilla de la montaña, el sonido se mezclaba con risas de niños, que provenían de una fabulosa casa dentro del mágico paisaje, el humo de la vieja chimenea se elevaba al cielo, Juan agarró el dije que colgaba de su cuello sostenido por una gruesa cadena de oro, era un pequeño y viejo saco de cuero que guardaba en su interior tres diminutas esferas de oro, esculpidas finamente por un experto joyero, el singular diseño protegía y permitía ver un frijol dentro de cada una.

Juan tomó entre sus ásperas manos el morralito de cuero, con gran ternura lo acercó a su rostro y envió con él un tierno beso al cielo.

Te amo y te extraño madre, exclamó

Siendo apenas un niño sus manos parecían ser las de una persona adulta, desde los 8 años fue obligado por su padre al arduo trabajo, llenaba carretillas con pesadas piedras que los trabajadores extraían de la mina que años antes se encontraba en esa montaña.

María, su madre, se había casado muy joven y enamorada de su padre, la casita donde vivieron la construyó su abuelo, con sus propias manos, la mayor satisfacción fue la chimenea, le dijo María, su hija, que la había construido tan bien que duraría más tiempo que todos sus descendientes.

Javier, el padre de Juan, fue hijo de una familia muy rica, pero cuando Javier era un adolescente su familia perdió toda su gran fortuna en las apuestas de juegos que hacía su padre, aficionado al juego de cartas, la desdichada familia guardaba mucha amargura que con el tiempo, el Javier adoptó.

María quería que su hijo Juan se convirtiera en un hombre de bien, que fuera a estudiar lo que más le apasionara, que conociera el mundo, siempre le inculcó el respeto por toda forma de vida, lo educó para que construyera felicidad para él y para su entorno.

Pero Javier su padre se negó, no le permitió seguir asistiendo a la escuela.

Era un hombre violento, impulsivo, enojado todo el tiempo con todo y por todo. Su cólera se encendía ante el menor motivo y muchas veces sin motivo.
Trabajaba en la mina, bajo las órdenes de jefes abusivos que obligaban a los mineros a trabajar dobles jornadas con sueldos muy bajos, la mitad del pago lo hacían con frijoles, la otra mitad la pagaban en efectivo, dinero que Javier gastaba en vino.

Todas los días, muy temprano, María cocinaba los más ricos frijoles para llevar a vender al mercado, se le terminaban muy rápido por lo sabroso que estaban, a nadie le quedaban tan exquisitos como a ella.

Una mañana se levantó aún más temprano, llena de alegría salió al campo a cortar flores. Regreso pronto y sin hacer ruido adorno con ellas la mesa, preparó de diferentes maneras los más ricos frijoles para el desayuno, con bebida y postre de frijoles.

Cuando se despertaron, el desayuno estaba caliente sobre la mesa decorada.

Su esposo Javier, al ver la mesa tan bonita, frunció el ceño y con mirada de desconfianza le preguntó gritando: Porque hiciste eso?

Ella se sonrojó y dijo que les tenía una maravillosa noticia.

La cara de Javier se puso aún más dura, gruñía muy molesto, dijo que no le gustaban las sorpresas.

María no hizo caso de la actitud de su esposo, ella estaba muy feliz por la noticia que estaba a punto de compartir con ellos.
Ya sentados, ella tiernamente les miró a los ojos y les mostró un papel del laboratorio del pueblo con los resultados positivos de su embarazo.

Su esposo parecía no entender lo que sucedía.

Sonriendo y con lágrimas de felicidad, ella les dijo que tenía cuatro meses de embarazo.

Juan de un brinco llegó hasta sus brazos y la llenó besos.
Emocionado gritaba y brincaba: “Un hermano, un hermano, gracias madre, gracias Dios”.

Pero su padre reaccionó muy diferente, enojado y de un manotazo tiró al suelo todo lo que estaba en la mesa, el desayuno y las flores rodaron por el limpio piso de tierra.

Se levantó tirando la silla y la mesa, le arrebató el papel que ella asustada sostenía cerca de su corazón.

Juan no podía creer lo que veía. Su padre escupió sobre el papel, lo estrujó y lo arrojó al fuego de la chimenea.

De un gran paso se puso delante de ella con actitud amenazante. Alzó el puño cerrado, temblando de coraje se contuvo, giró y salió de la casa dando un tremendo portazo.

Su madre corrió hacia la chimenea intentando rescatar el papel que inmediatamente se convirtió en ceniza.

Discretamente limpio sus lágrimas e intentó calmar a Juan, disculpando la reacción de su padre.

Juan y su madre salieron rumbo al pueblo que estaba a varias millas cruzando el río para llevar a vender los frijoles.

Caminaban en silencio, Juan podía ver la tristeza de su madre, ella quería disimular lo que sentía pero Juan vio en el rostro de María gestos de dolor y cómo con las manos protegía su vientre.

Juan le dijo que regresaran a casa, ella le contesto que todo estaba bien, que siempre tuviera respeto a su padre, que no se enojara ni guardara rencor, porque tener resentimientos es llenar el corazón con basura.

Durante las noches siguientes, Juan escuchaba el llanto de su madre y los insultos de su padre.

Le decía que cómo era posible que se hubiera embarazado si eran tan pobres, le reclamó que se hubiera hecho los análisis en el laboratorio del pueblo, ahora ya lo sabían y se darían cuenta si él mismo le provocaba otro aborto.

María llorando le dijo que no se preocupara por eso, que también ya había perdido ese embarazo.

La mañana siguiente se avecinaba una gran tormenta. Juan estaba listo para ir a la escuela, pero su padre lo detuvo enojado diciéndole que jamás volvería a estudiar, que se necesitaban más dinero y que tendría que seguir trabajando en la mina.

Lo tomó por los tirantes y lo lanzó fuera de la casa, María no pudo impedir la injusticia hacía con Juan, se quedó triste, impotente y preocupada por el feo temporal que se veía venir.

La tormenta llegó al pueblo, nunca había llovido de esa manera, ellos no regresaron en varios días, la angustia de María era enorme, le dijeron que la presa se había reventado, la creciente del río había derrumbado parte de la mina inundando todo el valle y que no había camino para ir a buscarlos.

Pasaron cinco días, estaba amaneciendo cuando los vio a lo lejos, corrió hacia a ellos con todas sus fuerzas, los abrazo pero Javier la empujo, “Quítate, puros problemas me causas, no seas ridícula”.

Los meses siguientes fueron aún más difíciles ya no se extraía nada de la mina, los dueños la cerraron y despidieron a los trabajadores.

A cada trabajador le dieron muy poco dinero de sueldo y por liquidación diez costales con frijoles. A escondidas,los malvados jefes pusieron piedras a los costales de frijol para terminar de llenar con ellas los sacos.

Javier solo tomo el dinero y no quiso recoger los costales de frijol.
Juan, con mucho trabajo, cargó los costales para llevarlos a su madre.

Entonces el padre de Juan se refugió en el alcohol, todos los días la gente del pueblo lo veía muy borracho deambular por las calles.

Nunca más volvieron a saber de él, en el pueblo se rumoraba que el río se lo había llevado una noche que él estaba aún más borracho.

La madre de Juan consiguió trabajo como cocinera en el hotel del pueblo, tenían poco dinero pero no les faltaba nada, les sobraba el amor, durante varios meses comieron de los costales.
Al limpiar los frijoles, María guardaba las piedras más bonitas, llenó con ellas diez cántaros y las cubrió con  frijoles.

María se enfermó pero se lo ocultó a Juan para que no se preocupara, quería que terminara sus estudios y se convirtiera en un buen hombre.

Juan estudiaba mucho, tenía las mejores calificaciones, ayudaba a su madre en todo lo que podía, siempre con una tierna sonrisa, no quería fallar en nada, valoraba el gran esfuerzo que ella hacía por él.

Un día la vio muy agotada y le dijo: “Como me gustaría tener todo el dinero del mundo para que no te falte nada”.
Ella le preguntó: Para qué te serviría tener todo el dinero del mundo si no estuvieras preparado para saber usarlo?
Yo solo quiero verte feliz, que nunca te falte nada, te mereces lo mejor madre,
Ella le contestó…El dinero no da la felicidad hijo. Mi felicidad es saber que eres feliz.

A los pocos días de que Juan terminó su universidad, la enfermedad de María se agravó, con débil voz, le pidió a Juan que nunca destruyera la chimenea, Juan empezó a llorar, sabía que era la despedida.

Con gran esfuerzo lo abrazó y besó, tomó las manos de Juan y depositó en ellas tres frijoles y le dijo: “Hijo, te dejo mi tesoro, los más ricos frijoles, la casa y los jarrones de la chimenea, ahora son tu tesoro”.

Juan le contestó que el verdadero tesoro era ser su hijo.
Ella le dijo que la felicidad nunca la encontraría fuera de él, aunque estuviera rodeado de oro, que se iba orgullosa y feliz de ver el buen hombre que era.

 

Pasó el tiempo, Juan se enamoró de una buena mujer, planearon casarse.

Vivirían en la casa que le regaló María.
Juan se dedicó a ponerla bonita, la pinto le instaló piso, hizo una gran cocina, valorando el tiempo que su mamá pasó allí cocinando los más ricos frijoles.

A la chimenea, no le iba a modificar nada, él lo prometió. El hueco de la chimenea estaba protegido con los diez jarrones de su mamá, llenos de piedras pero cubiertos con frijoles, Juan sonrió recordando el amor que su madre tenía por la chimenea y el cuidado que tenía con jarrones llenos de las piedras.

Al recordar lo injusto y ruin que fueron con todos los trabajadores, tomó uno de los jarrones, sacó los frijoles, para tomar y lanzar las piedras lejos y de esa manera terminar con ese sentimiento de rencor.

Pero al ver las piedras, no pudo evitar emitir un fuerte sonido de exclamación, no podía creer lo que en realidad eran esas piedras, vació todos los jarrones, descubriendo que no eran piedras lo que por tanto tiempo guardo su madre en los jarrones.

Eran pepitas de oro.

Mil sentimientos se mezclaron en su pecho y recordó las palabras de su mamá; Hijo, te dejo mi tesoro.
Se conmocionó al comprender que su madre sabía lo que esos jarrones guardaban.

Ahora podía entender porque su madre los nombraba como los más ricos frijoles.

Le dolió que su madre no disfrutara su propia riqueza, pero recordó sus palabras de que la felicidad no está en lo material.

Con parte de ese tesoro compró, a muy bajo precio, los terrenos de lo que un día fue la mina, en todo ese tiempo, los malvados hombres no las habían podido vender. Allí construyó su cálido hogar, sembró todo el campo de frijol, dio trabajo con muy buena paga, a muchas personas.

Juan limpió sus lágrimas al escuchar las alegres voces que lo sacaron de sus recuerdos, eran sus tres hijos jugando y corriendo hacia él para llevarlo a casa porque su amorosa esposa los esperaba para cenar los más ricos frijoles que ella les cocinaba diario.

Tomados de la mano bajaron la montaña, el mayor de sus hijos le preguntó… Papito, porque te gustan tanto los frijoles?

Antes de contestar, se detuvo, abrazó y besó a sus hijos, después rió fuerte y mirando hacia el cielo, les dijo:

“Me gustan mucho los frijoles, porque son MUY RICOS!

Los más ricos frijoles

Teresa de Anda.

Gracias por venir al mundo de la fantasía de cuentos de cocina. A muchas personas les gustan estos cuentos. Para nosotros es muy importante tu opinión y conocer cómo los localizaste.

1 + 8 =

 

Suscríbete

Recibe Recetas Gratis en Tu Correo

Cada semana

Los más ricos frijoles

Los más ricos frijoles

Los más ricos frijoles